Todos somos pecadores y estamos destituido de le gloria de Dios. Si usted nunca...

Escrito por Editor. Publicado en Pastores

Todos somos pecadores y estamos destituido de le gloria de Dios. Si usted nunca ha recibido a Jesús como su Señor y salvador personal o si era cristiano pero se aparto del camino de Dios y quisiera reconciliarse con Dios, acepte el regalo de vida eterna.

Jesús murió por nuestros pecados pero tenemos que recibir el regalo de Dios confesándolo con nuestra boca. Repita esta oración en voz audible:

“Padre Celestial. Yo reconozco que soy un pecador y mis pecados me separan de Ti. Voluntariamente me arrepiento de todos mis pecados y confieso que Jesucristo, el hijo de Dios, murió por mis pecados y Dios el Padre lo resucito de entre los muertos. Yo rompo todo pacto con el mundo, con el diablo, y con mi mismo y hago un pacto nuevo con Jesucristo. Jesús entra a mi corazón y cámbiame. Si yo muriera hoy, al abrir mis hojos estaría en tus brazos. Amen.”

--

Authors: Apostol Guillermo Maldonado

Facebook

Twitter

Google+